22 mar. 2017

Yo, gorda: grandes males, grandes remedios


Hace un par de años, Meritxell Bosch fue nominada a los premios Eisner, galardones que se cuentan entre los más prestigiosos de la industria del cómic. Y, sin embargo, esta catalana profesora de dibujo e ilustradora para la industria norteamericana es todavía una perfecta desconocida para el lector español. Esto tiene una explicación: la obra que se reconocía entonces era BirdCatDog, una novela gráfica guionizada por Lee Nordling y dirigida al público infantil, un ámbito que siempre se les escapa a los aficionados.

Su talento, en cualquier caso, quedaba señalado en esa ocasión y era cuestión de esperar a que se pusiera manos a la obra con un trabajo más personal. La sugerencia de su ex de que buscase temas en sus propios recuerdos y experiencias dio frutos enseguida. Meritxell rebuscó entre su memoria, extrajo el más voluminoso de sus traumas y puso en marcha este libro autobiográfico que ahora presentamos.

El resultado sería Yo, gorda, una novela gráfica basada en hechos reales en la que su autora nos narra en primera persona todas las vejaciones y maltratos psicológicos que ha tenido que sufrir desde niña, tanto en casa como en la escuela. Primero por no cumplir con los supuestos cánones estéticos que exige el colectivo y después por defenderse tanto del entorno como de sí misma sumiéndose en dinámicas que le llevaron a desarrollar una bulimia.

Yo, gorda es una confesión autobiográfica que, según su autora, “empieza mal pero acaba bien”. Un libro que se detiene en cada uno de esos momentos en apariencia insignificantes que van minando la autoestima y llevan a desembocar en neurosis y patologías. Su eficacia como alerta ante el problema que trata es incontestable, pero además pone en el mapa un nuevo talento gráfico que te saltará a la vista en cuanto te asomes a sus primeras páginas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario