17 oct. 2016

Cuarentón: El trauma de la mediana edad



John tiene cuarenta años, dos hijas adolescentes, tres gatos, una ex mujer y un bebé cagón con su esposa actual, mucho más joven que él. Trabaja como diseñador en una revista y no puede con la vida. Sumido en un infierno de frustración, obligaciones, achaques y estrés, su existencia dará un giro cuando se empiece a obsesionar con Sherri, una cantautora de rock reciclada en intérprete para niños desesperada por centrar su vida sentimental.

Cuando cumplen las cuatro décadas en el planeta, a los hombres les entran las prisas. Se preguntan a dónde fue a parar su juventud, se cabrean con el mundo y los hay que presentan resistencia comprándose un deportivo, teniendo un romance desastroso o apuntándose a un cursillo de rafting que les restituya el sentido de la emoción y la aventura. El canadiense Joe Ollmann fue más inteligente y prefirió escribir un cómic.

Cuarentón es la crónica de una crisis de madurez en primera persona. Ollmann se apresura en asegurarnos que todo lo que se cuenta en sus páginas no es real al cien por cien pero tampoco ficticio del todo, con lo cual será tarea de los lectores deducir qué hay de cierto en los pesares del personaje. En cualquier caso, su guión de hierro no lo pone fácil porque es de una verosimilitud escalofriante.

Moviéndose con habilidad entre el cómic confesional, la autobiografía y la comedia agridulce, Joe Ollmann ofrece un retrato fidedigno de lo que supone empezar a hacerse viejo en esta novela gráfica que, en el fondo de su naturaleza, contiene el mejor consejo posible para afrontar el transcurrir de la vida: ¡tomársela a risa!


Descubre lo que de verdad aguarda en la edad adulta leyendo las primeras páginas de Cuarentón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario