14 sept. 2016

Sesión de tarde: el cine de nuestra vida


El proyeccionista ambulante desapareció hace muchos años de la industria cinematográfica, aunque todavía se le requiere en eventos aislados y sigue siendo una figura romántica para los aficionados al séptimo arte. Es el caso de Sesión de tarde, una novela gráfica que toma la profesión como metáfora.

Isaías recorre el norte de la península al volante de una furgoneta en la que carga latas de película. En realidad el oficio perteneció a su padre, pero Isaías ha tomado el relevo siendo muy consciente de que a eso de ir proyectando películas en los pueblos le quedan cuatro días. El padre de Isaías desapareció siendo él un niño, o eso al menos le ha contado su abuela, que ahora se encuentra hospitalizada, así que lo que en realidad está haciendo Isaías es huir hacia adelante, escapar de responsabilidades y secretos frente a los que no encuentra coraje. En su viaje, por suerte, encontrará algunas claves…

Con la adecuada firma de los ambulantes Stephen Hausdorff, dibujante estadounidense afincado en Roma y criado en A Coruña, y el chileno residente en Las Palmas y formado en Madrid Jonathan Lara pilotando el guión, Sesión de tarde se alza como una optimista road movie sobre los afectos y la memoria. Una historia localizada en la España de los primeros años 80 que toma el cine como excusa y asidero para señalar una máxima que todos conocemos aunque no siempre recordamos: que para enfrentar el futuro es necesario superar el pasado.

Para ello lo primero es aceptar el presente, y el presente es esta magnífica novela gráfica de la que ahora te ofrecemos un adelanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario