23 mar. 2015

Barry Kojonen: perdidos en el espacio


Konrad y Paul están de vuelta aunque siguen en órbita.

En Estación Espacial Deseo tuvimos oportunidad de conocer de primera mano las veleidades literarias de Paul, que plasmaba sus fantasías homoeróticas en una novela de ciencia-ficción donde dos astronautas convivían en una estación delegada para la explotación de testosterona en Marte. Konrad, siempre más flemático, intentaba contener la creatividad de su pareja, pero si algo ha definido siempre a Paul ha sido su incontinencia.

Pese a los sensatos consejos de Konrad, que atribuye a la ciencia-ficción valores filosóficos, éticos y blablablá, Paul sigue a lo suyo y ahora trabaja en una segunda parte todavía más pasada de vueltas, donde la nave espacial de transporte de testosterona pilotada por el morboso Barry Kojonen pierde el rumbo y se ve obligada a instalarse en un planeta remoto. Allí la imaginación lujuriosa del escritor campará a sus anchas. ¿Qué aventura le espera a nuestro héroe en una galaxia donde los chulazos no tienen pelo en el cuerpo? ¡Si ni siquiera tienen pezones!

En Barry Kojonen, una de las aventuras más marcianas de Konrad y Paul, Ralf König toma distancia de la Tierra para desde la inmensidad espacial mirar a través de su microscopio de la risa y sacar algo en claro de esas cosas que los humanos llamamos deseo, sexo, amor.

Sobra decir que cuando se trata de un nuevo álbum de König la diversión está garantizada, pero puedes empezar a comprobarlo en el avance que te ofrecemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario