19 may. 2014

Marte, ida y vuelta: el bloqueo del dibujante


Dedicarse a dibujar cómics no es ninguna bicoca, y más cuando uno ya ha cumplido los cuarenta. Con la edad llega la sensación de no tener nada más que decir, de que se han agotado los temas, de que el futuro es negro como el carbón y el arte lo más parecido a una condena. Eso lo sabe muy bien el suizo Pierre Wazem.

Wazem (1970) se reveló como autor con la obra Bretagne, que a finales de los noventa recibió un premio Töpffer en su Ginebra natal. En su haber está el haber sido dibujante de Los escorpiones del desierto, la serie creada por Hugo Pratt, además de un puñado de colaboraciones con colegas como Frederik Peeters, con quien firmaría la celebrada serie Koma. Su bibliografía contiene más títulos, no se puede decir que haya dejado de trabajar, pero cuando se puso a escribir el álbum del que aquí hablamos le parecía que no había hecho nada en la vida y no había más que alimentar dudas acerca de su talento.

Por entonces llevaba varios años dedicado a escribir guiones para otros autores mientras el gusanillo de la autoría completa le iba royendo. Sentía la necesidad de tramar un nuevo arranque, otra historia íntima y personal que contar, algo para vencer su propia crisis, que no hacía más que recordarle que no hay tiempo que perder. Pero Wazem se encuentra atascado, empieza a sentir en el cogote vientos de frustración y en términos prácticos está al borde de la ruina. Si a eso le sumamos que es padre de dos niñas, la responsabilidad se amplifica y con ella crece la angustia. La única solución a la vista es inventarse un nuevo proyecto de libro para venderlo y cobrar un anticipo, mientras reza para que las ideas y la inspiración hagan acto de presencia.

El resultado será Marte, ida y vuelta, una crónica en directo acerca de la dificultad de crear. Un cómic en el que el autor expone su circunstancia real y sobre ella va construyendo el objeto narrativo, la historia que ahora entrega al lector para que éste, en una experiencia impagable, pueda ir comprendiendo cómo se ha originado.

Si quieres asomarte a sus primeras páginas de este espléndido cómic autobiográfico, aquí te ofrecemos un adelanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario