20 ene. 2014

Sentirse alienígena



Tenemos que decirlo: En Ediciones La Cúpula nos sentimos honrados y eufóricos de poder presentar por primera vez en español el trabajo de una de las artistas jóvenes más estimulantes que hemos leído en los últimos tiempos.

Aisha Franz es una joven alemana del 84 a quien tal vez conozcan los devoradores de fanzines más avezados por las colaboraciones que ha ido vertiendo en las páginas de algunas de esas publicaciones independientes. Strapazin, Kuti Kuti, Orang o el barcelonés Colibrí han recogido muestras de su estilo de dibujo cándido y poético, que se basta y sobra con el gris del lápiz para contar historias que, en contraste, tratan temas intensos, dramas cotidianos con un punto de fuga hacia la fantasía de la metáfora.

En Planeta Tierra Franz nos explica la convivencia de un trío femenino compuesto por una madre separada y atrapada en su frustración; su hija mayor, que está empezando a vivir sus primeras experiencias sentimentales, y la benjamina de la casa, una niña de apenas diez años, protagonista y guía de esta historia, que tiene escondido en su habitación un extraterrestre al que pretende utilizar como oráculo, del que espera instrucciones acerca de la vida, las personas y sus comportamientos, respuestas a los interrogantes que le salen al paso mientras va creciendo.

Aparentando ingenuidad pero cargada de intuición y expresividad, Franz nos narra este triángulo de mujeres con una claridad, una ternura y una vitalidad tan notables que nadie diría que esta poderosa metáfora sobre el hecho de nacer mujer y ser, sobre todo, humano, es su primera novela gráfica.

Planeta Tierra se pondrá a la venta esta semana en todas las librerías. Si quieres saber lo que Aisha Franz nos tiene preparado, puedes asomarte a sus páginas siguiendo este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario