3 jul. 2013

Max contemporáneo




El pasado mes de febrero, el diario El País escogía a Max, colaborador habitual de sus páginas, para que lo representase en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO. Para la ocasión, el autor dibujó una historieta que no sólo iba a tener la misma extensión que la prensa del día, sino que se pondría en escena sobre el mismo periódico.

El resultado iba a ser una obra atípica donde Max rendiría homenaje a los pioneros del cómic y muy en concreto al Little Nemo de Winsor McCay, personaje que a principios del siglo XX había viajado en brazos de Morfeo por las páginas-sábana de aquellos periódicos antiguos que en su día fueron el seno natural donde nacieron, crecieron y se reprodujeron lo que luego llamaríamos historietas, tebeos, cómics y hasta novelas gráficas.

En las páginas de Paseo astral, que ahora recopilamos en forma de libro, un lector de El País, artista, se amodorra mientras hojea las noticias del día en busca de inspiración, y será el sueño quien se encargue de llevarlo a través de las páginas del diario a la caza de las musas, atravesando las siniestras noticias de economía y actualidad hasta dar en la vaporosa sección de arte y cultura.

Con esa sencillez aparente tan difícil de alcanzar y que Max domina con precisión, Paseo astral es una ingrávida metáfora de muchas cosas, entre otras un sofisticado diálogo en imágenes entre el arte del cómic y el arte… contemporáneo.

Si quieres asomarte a las páginas de este cómic tan especial, aquí te ofrecemos un adelanto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario