25 jul. 2013

Diego Vera es un tipo con chispa


Diego Vera, también conocido como Kekuli, acaba de publicar su primer álbum, Un tipo con chispa, y en esta entrevista que hemos mantenido con él queda claro que es que de tal palo tal astilla.

Un tipo con chispa es un cómic muy dulce pero luego mete una caña que no veas.
¡Sí! Me pareció divertidísimo el combinar la dulzura de lo naïf con algo muy cafre e incluso rozando el punki, pero creo que al final la combinación tiene un equilibrio propio y las dosis de dulzura del dibujo y el cafrerío de los contenidos están bien equilibradas. Sé que el resultado es irreverente y desenfadado, pero creo que así también se me podría definir a mí, que soy un tipo dulce pero lleno de sarcasmo. En el fondo, todos tenemos dualidades, la cuestión es ser consciente de ellas y sacarles partido.

¿Te pones algún límite a la hora de tratar el sexo o las salvajadas?
Si me pongo algún límite es por el típico qué dirán, pero si sólo tuviese que preocuparme de mi conciencia no tendría ningún límite. Como te digo, creo que me voy haciendo una idea de quién soy, y no soy la persona más perfecta del mundo, ni mucho menos, pero me gusta ser quien soy y por eso me permito el lujo de respetar mi humor negro, mi sarcasmo y mis amarguras. Al final sólo somos actos en esta vida, y yo, la verdad, si me escucho a mi mismo, ¡creo que iré al cielo!

Cuéntanos cómo trabajas. ¿Partes de cero sobre la página y a ver qué sale o antes tienes claro un guión?
Parto de cero y dibujo a ver qué sale, pero no suele ser nada definitivo porque me gusta pensar en el chiste, así que los primeros bocetos me ayudan a configurar una pequeña trama en la que desenvolver el gag. Algunas veces lo he tenido tan claro en la cabeza que sí que me he lanzado al definitivo sin más, pero a mí rara vez me ocurre tener un momento de lucidez y claridad que me permita avanzar rápidamente, siempre he sido más de planear la jugada.

Tu estilo recuerda inevitablemente al de Juanjo Sáez y otros autores parecidos, en el sentido de permitir que el error forme parte de la narración y en la disposición a lo espontáneo que da ese dibujo sencillo...
Soy muy consciente de ello. Juanjo Sáez es para mí un referente y un tipo con muchísima chispa. Es posible que mi admiración hacia su trabajo haya repercutido directamente en mi estilo, pero hay una clara diferencia: que él habla de cosas para las que necesitas cierto nivel cultural, y yo no tengo ese nivel, yo soy más "de pueblo". Y lo prefiero, porque así hacemos cosas distintas, cada uno las suyas, como debe ser. También adoro a otros autores como Mauro Entrialgo, Paco Alcázar, Aleix Saló…

En tú cómic hay también referencias musicales.
Sí, para la música soy una veleta y recorro la web buscando grupos casi desconocidos que me ofrezcan nuevas sensaciones. Odio lo comercial, aunque a veces alguna que otra canción me atrape, es inevitable viviendo en un bombardeo continuo. Adoro grupos como La casa azul, Love of Lesbian, Metric Detektivbyran, Party Monster, Altraste, McNamara… Supongo que soy ecléctico (no sé si se dice así).

¡Muy electropop! ¿Y la tele te interesa?
Pues de la tele salvaría los dibujos animados, porque el resto de programas actuales me resultan anestésicos y no los veo, es la opción que he elegido, no verlos. Bueno, excepto La que se avecina, que me gusta y a mucha honra.

El nido está claro que lo tienes en Internet, donde hay una comunidad que te arropa y sigue tu trabajo.
¡Sí! ¡Bendito Facebook, ja, ja! La verdad es que Internet se ha convertido ya en una vida paralela para todos. Vale que es intangible y eso, pero es innegable que la gente vive conectada continuamente, ¡y cada vez más! Reconozco que me entristece ver, por ejemplo, a la hora de comer, cuando te reúnes con amigos, que tres o cuatro están cabizbajos mirando sus móviles y moviendo el pulgar como locos... Yo también lo hago, ¿eh?, no me excluyo en absoluto... Pero aceptémoslo, la tecnología, Internet, es ya un apéndice importantísimo en nuestras vidas. Es triste, porque la vida real tiene un color inigualable, pero ya sabes cómo es la humanidad, está coca-cola perdía.

¿Cómo nace Liborio, el protagonista de Un tipo con chispa?
Liborio nace entre las horas desempeñadas en un trabajo nocturno en el que estuve hace ya años. Tal era el nivel de cansancio y aburrimiento que me llevaron a inventarme un mundo más amable y colorista. Trabajaba en control de calidad textil, ocho horas de noche, viendo pasar tela en una máquina y con un jefe amargado y gris. Y mi escape fue ése. Cuando ya no me importó si me podían echar o no, comencé a dibujar y a esconderme los papeles en el bolsillo, y después en casa los enriquecía con nuevas ideas.

¿Por qué debemos amar a Liborio?
¿Sabes? Lo más bonito que yo creo que tiene Libby es que no tienes por qué amarlo, ¡y acabas haciéndolo! No lo diseñé para ser amado, pero claro, es muy deseable que ocurra. Creo que, como nadie es perfecto, cualquiera puede entender y acabar amando a Libby, porque él tampoco sabe ni adónde va su vida, ni se explica en dónde coño se ha metido después de nacer. El mundo y el universo  son cosas que te hacen sentir muy solo, y si Libby lo vive abiertamente, la gente que también tenga esa sensación de punto en mitad de la nada, lo aceptará en su equipo, seguro.

Después de este primer álbum, ¿tienes algún otro proyecto en marcha?
Pues sí, tengo un par de nuevos proyectos en los que estoy trabajando duro, porque considero que tengo que aprovechar el momento. Para un autor novel, después de publicar un primer trabajo toca estar a la altura y ofrecer otra cosa que siempre sea mejor que lo anterior, así que me estoy esforzando en haceros reír más y mejor con nuevas cositas, aunque es mejor que no las desvele aún, porque como dirían los gitanos, ¡se espifia!

22 jul. 2013

¡Más sorpresas!

Queríamos tener un detalle con nuestros lectores.
Porque sí, porque sin vosotros no somos nada.
Y empezamos a estrujarnos los sesos durante cuarenta días y cuarenta noches, encargando estudios de mercado, haciendo encuestas telefónicas a miles de personas, nuestro equipo creativo dando palos de ciego hasta que, ¡eureka!, se nos encendió la bombilla: ¿qué hay mejor que unos puntos de libro de los de toda la vida?
Rápidamente nos pusimos en marcha. Y nos marcamos unos puntos de libro bien grandotes, extra grandes: 8 x 20 cm, ni más ni menos. Los hicimos de Un tipo con chispa, de Once mil vírgenes y de Paseo astral. Y, ya juzgaréis por vosotros mismos, pero de momento creemos poder afirmar que han quedado fantásticos.
No os despistéis, porque son los que son y habrá hasta que se agoten, así que tomad nota:
¿Cuándo podréis correr a por ellos? A partir del 26 de julio, junto a las novedades del mes.
¿Dónde los podréis encontrar? En las librerías donde encuentres nuestros libros.






















**** NOTA****
Por motivos ajenos a nosotros, los puntos de libro llegarán a las librerías una semana después de la salida de las novedades. ¡Lo sentimos!

17 jul. 2013

El rescate alemán


El humor alemán es un oxímoron, siempre se ha dicho. El humor alemán a lo que más se parece es a un unicornio, y ahí está Ralf König como la excepción que confirma que los alemanes, por regla general, no tienen sentido del humor, pero que cuando lo tienen pueden llegar a ser los mejores.

Ralf König es el animal mitológico de nuestros sueños. Lo que hace en sus historietas es humor gráfico de toda la vida, sin novedades, sin ejercicios de estilo, sin florituras ni estridencias conceptuales, pero lo que consigue en nosotros cuando nos ponemos a leerlo es inexplicable, es un no parar de reír que ni la mejor de las comedias en cartelera.

En estas Once mil vírgenes (virgen más, virgen menos), el dibujante alemán nos va a dar su visión de la leyenda de la británica santa Úrsula y sus compañeras vírgenes, que en la Edad Media llegaron en un barco a Colonia y allí tuvieron que resistirse al cortejo de Atila y de todos los hunos, quienes iban a hacer de ellas mártires. La versión de König es, obviamente, humorística, aunque como es habitual en su obra, entre las risas se esconden profundas reflexiones acerca de la guerra de sexos, que casi siempre es una guerra solitaria contra nuestra propia estupidez de la que este libro va a rescatarnos.

Vuelve König, vuelven las risas. Disfruta de un adelanto del libro clicando aquí.

15 jul. 2013

Agenda Un tipo con chispa: ¡semana movidita!

Como no nos gusta deprimirnos los lunes y venimos con las pilas cargadas, hemos decidido contagiar nuestro entusiasmo a través de un montón de actividades relacionadas con Un tipo con chispa, con Kekuli, y con nuestro Liborio Libb.

Después del éxito de la primera convocatoria en Barcelona, empezamos el miércoles 17 con la presentación en Madrid de Un tipo con chispa, esta vez de la mano de Josep Tomàs, periodista y director de televisión (Sálvame, Supervivientes...) a las 19.30 h en La Central de Callao. Charla, firmas y risas garantizadas.



¿Que no puedes ir? ¡No pasa nada! Diego Vera estará antes, de 17 a 18.30 h en Atom Cómics, en c/Feijóo, 11, donde, además de una entrevista, echará unas firmitas y seguro que aún más risas con Dani, el alma máter de la librería.

¡Pero esto no es todo! Queremos irnos de vacaciones con la sensación del deber cumplido, y celebrando que seguimos aquí, haciendo lo que nos gusta y, más importante si cabe, como nos gusta. Así que el sábado 20 os esperamos a las 21:30 en la sala Miscelánea, en c/Guardia, 10, en el Raval. Más firmas, más charla y esta vez con bailongo y todo. ¡Estáis más que invitados!


3 jul. 2013

Max contemporáneo




El pasado mes de febrero, el diario El País escogía a Max, colaborador habitual de sus páginas, para que lo representase en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO. Para la ocasión, el autor dibujó una historieta que no sólo iba a tener la misma extensión que la prensa del día, sino que se pondría en escena sobre el mismo periódico.

El resultado iba a ser una obra atípica donde Max rendiría homenaje a los pioneros del cómic y muy en concreto al Little Nemo de Winsor McCay, personaje que a principios del siglo XX había viajado en brazos de Morfeo por las páginas-sábana de aquellos periódicos antiguos que en su día fueron el seno natural donde nacieron, crecieron y se reprodujeron lo que luego llamaríamos historietas, tebeos, cómics y hasta novelas gráficas.

En las páginas de Paseo astral, que ahora recopilamos en forma de libro, un lector de El País, artista, se amodorra mientras hojea las noticias del día en busca de inspiración, y será el sueño quien se encargue de llevarlo a través de las páginas del diario a la caza de las musas, atravesando las siniestras noticias de economía y actualidad hasta dar en la vaporosa sección de arte y cultura.

Con esa sencillez aparente tan difícil de alcanzar y que Max domina con precisión, Paseo astral es una ingrávida metáfora de muchas cosas, entre otras un sofisticado diálogo en imágenes entre el arte del cómic y el arte… contemporáneo.

Si quieres asomarte a las páginas de este cómic tan especial, aquí te ofrecemos un adelanto.


1 jul. 2013

Presentación Un tipo con chispa

Un tipo con chispa ya está en la calle desde el viernes para animarnos este verano tan extraño que se nos presenta, y su autor, Diego Vera (Kekuli) ha querido tener unas palabritas con sus lectores para invitarnos a la presentación del libro:


La primera presentación será en Barcelona, en La Central del Raval, el próximo día 10, a las 19 h. Y si todavía no nos has guardado un hueco en tu agenda, ¡Liborio Libb y sus amigos acabarán de convencerte!