22 mar. 2013

Los años no pesan


El cómic costumbrista gay no es tan frecuente como desearíamos por estos lares, pero esa falta de costumbre es precisamente lo que hace de cada nuevo álbum del barcelonés Sebas Martín un motivo de celebración. Los aficionados lo saben.

Sebas lleva tiempo desarrollando unas encantadoras historias cotidianas donde retrata el entramado de relaciones parentales, de amistad, novios y rolletes que dictan las rutinas de individuos como Salvador, que ya en su anterior álbum, Los chulos pasan pero las hermanas quedan, empezaba a acusar los síntomas de la primera madurez, cambios que se hacían más duros de llevar dada su inestabilidad amorosa y el estancamiento en que le parecía estar instalado…


Seis años después llega Yo lo vi primero, una nueva aventura del personaje, que en todo este tiempo ha cambiado bastante… para seguir un poco igual. Las obligaciones familiares ya forman parte del entorno natural de Salvador, la dichosa crisis económica está poniendo las cosas difíciles para todos y los líos del corazón se suceden como de costumbre, aunque el cuerpo ya no está para las farras salvajes de antaño.
Salvador es un hombre corriente, un urbanita como tú y como yo y como Sebas Martín, que con gran sentido del humor y una carga enorme de humanidad y optimismo impregna de vida y experiencia las páginas de su nuevo trabajo, donde nos deja bien claro que el tiempo pasa pero nunca es perdido.
Si quieres echar un vistazo a las primeras páginas de Yo lo vi primero, aquí te ofrecemos un adelanto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario