10 oct. 2012

Vapores de otro tiempo

“Herbert Crowley nació cerca de Londres en 1873, y aunque estudió canto en París, nunca fue capaz de hacer frente a una audiencia. Entonces, mientras trabajaba en una mina, descubrió que era capaz de dibujar.”
Así se habla de Herbert Crowley en Popular Prints of the Americas, un libro de hace cuarenta años que recuperaba, entre otros, el trabajo de este dibujante enigmático y singular que a principios del siglo XX firmó una serie de prensa habitada por estrafalarias criaturas: The Wiggle Much.
Crowley venía aprendido principalmente de Lewis Carroll pero cargaba el bagaje de varias tradiciones literarias, pictóricas y subconscientes, y aunque su única obra conocida es la mencionada, que apenas constó de trece páginas apaisadas, su influjo estaba destinado a bañar el trabajo de muchos autores del futuro…
Entre ellos el de quien firma nuestro próximo lanzamiento.



1 comentario:

  1. Recuerdo haber descubierto a Max con La biblioteca de Turpin siendo yo relativamente joven y haberme visto cautivada por su obra. De más mayor me empecé a empapar con sus historias y desde entonces, nunca me ha dejado indiferente.

    A la espera estoy de tener Vapor entre mis manos, esperemos que no se me escape, jajaja.

    ResponderEliminar