11 oct. 2012

Modelos de vida




























Jim Thompson (1906-1977) fue hijo de una maestra de sangre cherokee y de un sheriff corrupto que hizo fortuna con el asunto del petróleo, para a continuación dilapidarla en el juego y otras molicies. Se crió básicamente en la Texas rural y a lo largo de su existencia trabajó de botones, paleta, bracero de oleoducto, caddy de golf, actor, cobrador de facturas, camionero, jornalero en los campos, deshollinador y un largo etcétera de oficios que aún le dejó tiempo para escribir novelas tan cojonudas como Los timadores, 1.280 almas, La huida o El asesino dentro de mí, además de guiones de cine que dirigirían figuras como Stanley Kubrick o Sam Peckinpah. Su obra es coral, individual y adictiva, y a menudo se lee como un billete a las tinieblas del alma humana, lo cual era de esperar teniendo en cuenta el bagaje que puede conllevar una vida tan rica en encuentros y contrastes.
Así lo vio Rich Tommaso, un colorista de recorrido y autor de El horror de Colliers County, Clover Honey o Satchel Paige: Striking Out Jim Crow (un guión de James Sturm “basado en hechos reales” que en 2008 fue premiado con un Eisner), que tomaría la vida y la obra de Thompson como referente en el que hacer orbitar a Sam Hill, personaje de ficción y aspirante a detective que será testigo y anfitrión emocional de los más estrambóticos perfiles humanos.
El resultado sería una ambiciosa novela gráfica basculante entre la serie negra y la historia documental de la Norteamérica de principios del siglo XX.
Se titula Hotel Cavalier, es sensacional y en breve va a estar disponible en las librerías.
Te ofrecemos un adelanto pulsando este enlace.



Inspirándose libremente en la vida y la obra del autor de La huida, Los timadores o 1280 almas -el gran Jim Thompson-, Rich Tommasso dispone para el lector los primeros años de responsabilidad de un personaje llamado Sam Hill, aspirante a detective y primogénito de Frank Hill, propietario a su vez del Cavalier, establecimiento hotelero que viene necesitando una regulación urgente de parroquia y merodeadores.
Acompañándole en su peripecia podremos atender la conducta de ladrones de caballos, potentados del petróleo, jugadores, contrabandistas, matones, señoritas atrevidas, sibaritas, estafadores, borrachos, asesinos y un largo etcétera de personajes estrafalarios que con sus cuitas caldean las páginas de esta exquisita mezcla de novela negra y genuina historia de Norteamérica.
Estamos a principios del siglo XX.
Sean bienvenidos al hotel Cavalier, en Big Spring, Texas.



















Puedes leer un avance de El Cavalier, el Sr.Thomson aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario