25 oct. 2012

En la noche de difuntos



















Es sabido que en México la muerte se toma como dulce de azúcar, se baila con ella hasta el amanecer y se la bebe uno a tragos cortos. Más que la muerte, que nunca es grata, su concepto. Es algo que en España nos gusta siempre apuntar porque aquí nos la tomamos de otro modo, más a la tremenda, y no sólo lloramos su venida sino que hasta le ponemos plañideras. 
Desde Alemania, zona neutral donde el pensamiento de la muerte es severo, Felix Pestemer, un artista formado entre Berlín y Barcelona, ha intentado una aproximación a los modos de duelo mexicanos y lo ha conseguido con nota muy alta.
El polvo de los antepasados cuenta la historia de Eusebio Ramírez, vigilante de museo que vuelve a su provincia natal con la intención de hacer las paces con la familia Rojas. La noticia del fallecimiento del pequeño de los Rojas despertará los fantasmas del pasado y Eusebio tendrá que volverse por donde había venido, y desde allí escribirá a la madre del niño para explicarle que los muertos no mueren, y que sólo son, acaso, olvidados.
El polvo de los antepasados, nuestra novedad para la noche de difuntos, es un libro de grafismo barroco y radiante que cita –lo quiera o no- a los grandes muralistas y dibujantes mexicanos, de Siqueiros a Posada, para celebrar que en estas fechas los viejos amigos regresan para encontrarse con los vivos.
Para quien quiera ir preparando el recibimiento, aquí ofrecemos un avance del contenido.


1 comentario:

  1. No conocía a este ilustrador, sinceramente, pero me he mirado el avance y no he podido resistirme a echarle un vistazo a su web. Me gusta su estilo, los trazos y la historia me ha dejado un poco descolocada a la vez que intrigada, jaja.

    Por cierto, mejor fecha imposible con esa temática.

    ResponderEliminar