28 ago. 2012

Tocinillo de cielo























Del cerdo, hasta los andares, se dijo Shelton. Y puso a volar al marrano.
Gilbert Shelton, veterano amigo de la casa, se encarriló en el mundo estudiando Ciencias Sociales pero pronto se pasó a las artes, hizo amistad con Janis Joplin y se convirtió en un apólogo de las drogas y el rock and roll de manera aparentemente sencilla: trasladando a papel el ambiente lúdico y respondón que se vivía en los Estados Unidos de hace medio siglo. El feísmo de su dibujo, su desparpajo pilotando la narración y el ejercer todo ello en el sitio justo y en el momento adecuado harían de él uno de los apóstoles del underground yanqui. Y de ahí a las enciclopedias.
El Superserdo, un gorrino venido del espacio exterior para dar la cara por nuestro planeta, nació a principios de los 60 (antes de que los Freak Brothers le trajeran a su autor fama planetaria) y se lee hoy como testimonio de aquellos años, pero la sorpresa es que funciona como el primer día y sigue resultando tronchante sin necesidad de la coartada histórica.
Para nosotros es un honor reiterado editar a Shelton en castellano y lo hacemos ahora con una nueva selección de historietas, fechadas entre 1968 y 1978, que suponen el tercer y último volumen de una trilogía preparada por el propio autor con las aventuras más representativas del personaje. Pata negra, amigos.

Accede a un avance del contenido del álbum aquí.






No hay comentarios:

Publicar un comentario